El coverage de guión y su utilidad para el guionista


No es un término con el que estemos muy familiarizados en España (ni en otros países de habla hispana) pero lo cierto es que el coverage es la herramienta más usada dentro de los grandes estudios de Hollywood para evaluar guiones. La pregunta es: ¿qué demonios es un coverage?

 

Básicamente un coverage es un informe de guión breve y práctico. Está pensado para ahorrar un tiempo precioso a los productores y evitarles la tarea de leer ellos mismos todos los guiones que les envían.

 

Un coverage normal se compone de:

  • portada : donde figura el título, el logline, unos breves comentarios previos y otros datos como el número de páginas, el género o la época y el lugar donde transcurre la historia
  • sinopsis : con una extensión máxima de una página.
  • comentarios : en una extensión de entre una y dos páginas se resaltan los puntos fuertes y débiles de la historia, algunas posibles soluciones y el potencial comercial del guión.

 

Por tanto, este informe no suele tener más de 3 ó 4 páginas. No es mucho pero es suficiente para que un productor decida si el proyecto le interesa o no.

 

Cuando el coverage se hace para una productora se incluye en la portada el resultado de la evaluación que puede ser: descartar, considerar o recomendar y que variará en función de lo que la empresa esté buscando en ese momento.

Productor en busca de analista

Productor a la búsqueda de un analista de guiones

 

Ahora bien, si el coverage es una herramienta esencialmente pensada para los productores, ¿es útil para los guionistas? Por supuesto que sí.

 

Para empezar, el coverage es más barato que un análisis en profundidad (o debería serlo). Al ser más corto, también se realiza en menos tiempo y suele entregarse en menos de 7 días (o al menos debería). Y debido a su brevedad (o mejor gracias a ella) el coverage va al grano y se centra en aquellos aspectos del guión que no funcionan, (empezando por los más graves y acabando por los más leves) sin dejar de aportar ideas para solucionarlos. Tal vez el coverage carezca de la profundidad de un análisis completo, pero proporciona las suficientes claves para que un guionista se enfrente a una reescritura de su guión con las ideas claras.

 

Por otro lado, el coverage tiene el valor añadido de que proporciona una exhaustiva radiografía de lo que vería en tu guión un analista que trabaje para una productora. Y no hay que olvidar que cada vez más productoras confían en analistas profesionales de forma que los coverages se están convirtiendo en una herramienta habitual también fuera de EE.UU.

 

Si queremos caminar hacia una industria audiovisual eficaz y dinámica, el coverage de guión es una herramienta absolutamente necesaria y no hay razón para que los guionistas no puedan aprovecharse de ella. Eso sí, conviene siempre informarse de quién realiza el informe y asegurarse de que es un profesional cualificado. En esto, como en casi todo, vale aquello de “busque, compare y si encuentra algo mejor, cómprelo”.

 

¿Y tú qué opinas de todo esto?

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>