Las descripciones en el guion (II) 2


Al igual que ocurre con las descripciones de objetos y lugares, la descripción de personajes en guion suele verse contagiada por las descripciones novelísticas que abundan en detalles tanto físicos como psicológicos.

 

Lamentablemente (o afortunadamente) la única manera de mostrar la psicología de un personaje en una película es a través de su comportamiento y acciones. Tal vez podamos incluir algunos diálogos o una voz en off que nos dé pistas sobre cómo es tal o cual personaje, pero la prueba de fuego que revela su verdadera naturaleza siguen siendo sus acciones.

 

Entonces ¿qué recursos podemos utilizar a la hora de describir personajes?

 

Pues prácticamente los mismos que ya se mencionaron para describir objetos y lugares. Es decir: la clave es que logremos comunicar la impresión que causa ese personaje la primera vez que lo vemos.

 

Que un tipo tenga un abundante bigote y vista traje puede decirnos tan poco de él como que una mujer sea rubia o morena. Además, el físico del personaje siempre va a estar condicionado por el actor que lo interprete. Si en el guion describimos a nuestro protagonista como alguien pasado de peso y calvo pero esos detalles no son realmente relevantes para la trama, puede que finalmente sea George Clooney quien acabe interesándose por el papel, de modo que nuestra descripción del personaje no habrá servido para nada. Bendito problema ¿verdad?

 

Igualmente, describir minuciosamente la ropa que visten los personajes es, además de poco útil, una intromisión en la labor del departamento de vestuario (a menos que esa ropa en concreto sea de vital importancia para la trama, claro está).

 

Un personaje complejo y solitario como es Lou Bloom en Nightcrawler es descrito de una forma bastante enigmática la primera vez que aparece en el guion. Apenas se hace referencia a su aspecto físico (se menciona que tiene alrededor de 25 años), pero se indaga en su aspecto psicológico con un sutil pero efectivo “si oye música es porque suena en su cabeza… desconectado… feroz…guiado por el dinero y soñando con un paraíso imaginario…”.

 

Lou

http://gointothestory.blcklst.com/wp-content/uploads/2014/12/NIGHTCRAWLER-Dan-Gilroy.pdf

 

No hay mejor manera de comunicar que Lou es un tipo al que le falta un tornillo en la cabeza. Estas indicaciones son realmente útiles tanto para el director como para el actor.

 

Breaking Bad es otro estupendo ejemplo de descripciones sutiles que no indagan en detalles físicos. En el primer capítulo de la serie, Skyler, la mujer de Walter White, es presentada como alguien “guapa pero de una manera que muchos chicos no habrían percibido durante los años de instituto”. Es una bonita forma de decir que Skyler “ha ganado” con los años.

 

Skyler

http://www.raindance.co.uk/site/picture/upload/breaking-bad-pilot.pdf

 

También se describe su atuendo con un escueto “viste ropa de andar por casa”. No se detalla ni el color de la bata (si es que lleva bata), ni el tejido, ni el tipo de zapatillas. ¿Por qué? Porque eso es cosa del departamento de vestuario. Con saber que viste ropa de estar en casa ya podemos entender que no trabaja (al menos ese día). Y eso es más importante que su combinación de colores favorita.

 

Si vas a escribir comedia, puedes utilizar el tono cómico para describir a tus personajes. En El Verdugo se describe al pobre José Luis como una especie de “sacristán picardeado”, mientras que de su suegro se dice que tiene aspecto “grotesco” y una actitud más directa.

 

verdugo

http://www.berlangafilmmuseum.com/archivo/guiones/el-verdugo/

 

Como último ejemplo tenemos el guión de La Isla Mínima, en el que se presenta a los personajes sin hacer ni una sola descripción. Ni física, ni psicológica. Tal vez sea excesivo limitarse a mencionar la edad de los personajes, pero sin duda es mejor eso que incluir un párrafo de descripciones meticulosas que resultarán irrelevantes.

 

Además, ya que la película juega con el misterio acerca de los dos protagonistas, esa parquedad descriptiva resulta tremendamente efectiva.

 

Isla Minima

http://70teclas.es/wp-content/uploads/pdf/Guion_IslaMinima_web.pdf

 

Esas cuatro líneas de guion son suficientes para generar esta imagen llena de matices, detalles y colores.

 

Isla Foto

La Isla Mínima (2014)

 

El secreto de las buenas descripciones en el guion es básicamente que no hace falta ser demasiado explícito. El guionista debería centrarse en contar la historia y limitarse a unos breves trazos descriptivos que sirvan para estimular la creatividad del resto del equipo, nunca para restringirla.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

2 Comentarios en “Las descripciones en el guion (II)